El colesterol es inocente

El colesterol es inocente

El colesterol es inocente; no tiene ninguna relación con los infartos.

Sr. Editor:

Hace algunos años se me publicó en esta misma Revista un punto de vista crítico acerca de la importancia de la hipercolesterolemia1.

Muy recientemente, el cardiólogo europeo Dr. Michel de Lorgeril, ha publicado un libro en el que pone en el tapete el llamado “mito del colesterol” y denuncia la prescripción abusiva de los medicamentos hipocolesterolemiantes2.

El autor, además de ser un

prestigioso cardiólogo clínico, es un investigador reconocido internacionalmente por sus trabajos sobre el infarto agudo del miocardio y los ácidos omega-3.

Trabaja en el Departamento de Ciencias de la Vida del Centro Nacional de Investigación Científica francés y en la Facultad de Medicina de Grenoble, Francia.

Se ha dedicado durante treinta años a revelar la importancia de la alimentación para la salud humana, promoviendo la llamada dieta mediterránea3.

En casi 400 páginas, el Dr. de Lorgeril, a través de 27 capítulos, escritos de manera amena y no exentos de controlada pasión,

argumenta en la primera parte, por qué el colesterol es inocente y no provoca infarto de miocardio, por qué el colesterol no tapa las arterias, y que bajar el colesterol no impide morir del corazón.

Señala que el colesterol es una molécula indispensable para la vida sana, que no hay que tenerle miedo al colesterol dietético y que los regímenes anticolesterol clásicos pueden ser peligrosos para la salud.

En la segunda parte,

diseca el problema de las estatinas, enfatizando su toxicidad sobre los músculos, y no encontrando ningún argumento válido científicamente que justifique que 6 millones de personas las consuman en Francia.

De Lorgeril menciona y destaca el papel que juegan en la creación y propagación de ideas falsas en medicina, los intereses económicos de la industria farmacéutica y su ligazón con los médicos y sus organizaciones.

La reacción, y con cierta hostilidad, al libro del Dr. de Lorgeril se hizo notar de inmediato de parte de la industria farmacéutica y de diversas sociedades científicas.

El mismo día en que apareció el libro y la entrevista de lanzamiento del Dr. Lorgeril en el periódico Le Monde en su edición del 13 de junio de 2007,

la Sociedad Francesa de Cardiología –probablemente sin que sus directivos hayan alcanzado a leer el texto– emitió un comunicado acusando a de Lorgeril de desarrollar teorías científicamente fantasiosas, que ponen en duda sus competencias y credibilidad.

Pienso que

las ideas contenidas en el libro del Dr. de Lorgeril, que son compartidas por otros investigadores4 rompen con paradigmas y causan resistencias desde la postura llamada oficial.

Sin embargo, por su importancia, dada la magnitud de sus repercusiones para la salud individual y pública,

lejos de ser desechadas –como otros lo han hecho a priori– deben ser difundidas ampliamente, y así puedan contribuir a que aquellos espíritus críticos recojan esta información desinteresada y al menos duden de hechos establecidos como dogmas, que permitan abrir un debate honesto sobre la verdad científica acerca de la teoría del colesterol.

Si cerramos la puerta a todas las ideas que nos parecen equivocadas, con seguridad dejaremos algunas verdades fuera.

AUTOR: Dr. Alexis Lama T. Integramédica Barcelona, Santiago de Chile. FUENTE: Carta al Editor. Rev Méd Chile 2008.  

REFERENCIAS: 1. LAMA A. Importancia clínica de la hipercolesterolemia. Rev Méd Chile 2002; 130: 341-3. 2. DE LORGERIL M. Dites à votre médecin que le cholestérol est innocent, il vous soignera sans médicament. Thierry Souccar editions. 2007 3. DE LORGERIL M, SALEN P, MARTIN J-L, MONJAUD I, DELAYE J, MAMELLE. Mediterranean diet, traditional risk factors and the rate of cardiovascular complications after myocardial infarction: final report of the Lyon Diet Heart Study. Circulation 1999; 99: 779-85. 4. www.ravnskov.nu/cholesterol.htm (consultado el 5 de enero 2008).

Etiquetas: 
colesterol; corazón; alimentación; industria; fármacos