Hacia la salud por la buena comida

Hacia la salud por la buena comida

Que tu alimento sea tu medicamento.

Como la mayoría de los países occidentales, y cada vez más el resto del mundo, Canadá se enfrenta a una asombrosa e inflada carga de los gastos médicos que desafían su capacidad para mantener la calidad, integralidad y universalidad de los servicios de salud.

En abril de 1991, el gobierno federal creó una Comisión sobre el Futuro de atención médica en Canadá, encabezada por Roy J. Romanow. Su mandato fue revisar el seguro de enfermedad, que los canadienses participaren en un diálogo nacional sobre su futuro, y entregar recomendaciones para mejorar la calidad y la sostenibilidad del sistema. El informe final de la Comisión, Partiendo de valores: El futuro de la atención médica en Canadá, fue publicado en noviembre de 2002 (http://www.hc-sc.gc.ca/english/care/romanow/). Desafortunadamente este estudio, loable por su espíritu público y exhaustivo, quedó muy por debajo de sus objetivos declarados.

Ni un solo título entre los 40 documentos de trabajo encargados a los estudiosos, analistas políticos y expertos de todo Canadá e internacionales menciona la prevención.

Aunque Romanow reconoce en el prólogo al informe que, "es de sentido común para nuestro sistema de salud poner un mayor énfasis en la prevención de enfermedades y en la promoción de estilos de vida saludables", sólo 7 de 354 páginas, aborda la prevención, y la mayor parte se centra en los males del tabaco y las vacunas.

El informe presenta 47 recomendaciones, de las cuales sólo tres se refieren a la prevención y uno a la reducción del consumo de tabaco y la obesidad, otro a la promoción de la actividad física, y la tercera a una estrategia nacional de inmunización. Esto proyecta y alienta, en mi opinión, un muy desafortunado sesgo de prioridades que no está en el interés público.

La situación canadiense tiene una relevancia mucho más amplia, ya que las enfermedades de la civilización industrial han arraigado y los sistemas sanitarios están sucumbiendo bajo su carga en casi todas partes.

De manera significativa, un estudio de las Naciones Unidas en 1999 encontró que la prevalencia del sobrepeso y la obesidad -un fuerte predictor de la mala salud crónica y que acorta la vida útil- está aumentando de manera alarmante en los países en desarrollo, así como los países desarrollados, y en particular entre los niños.

Se reconoce que hay una epidemia mundial de obesidad, extendida mediante la globalización, y que ha penetrado hasta en los rincones más remotos del mundo.

La naturaleza de la bestia

Durante el siglo pasado, las afecciones comunes en las sociedades occidentales han cambiado drásticamente de enfermedades infecciosas a enfermedades degenerativas.

Las enfermedades infecciosas fueron sometidos en gran parte por las medidas de salud pública: mejora en la vivienda, suministro de agua y aire limpio, eliminación de residuos sanitarios, cuarentena de los infectados, etc. El aumento de los niveles de vida y educación también ayudó.

Las intervenciones médicas tales como vacunas y fármacos cada vez más potentes llegaron relativamente tarde, pero en la imaginación del público de hoy en día, se les atribuye el mayor mérito en librarnos de las enfermedades infecciosas.

Las enfermedades infecciosas normalmente golpean en oleadas imprevisibles, o epidemias.

Las enfermedades degenerativas, sin embargo, han aumentado típicamente a partir de pequeños comienzos y crecido casi exponencialmente a un nivel en el que gran parte de la población está afectado crónicamente.

Hoy en día estas enfermedades son la principal carga para nuestro sistema de salud, y su proliferación constituye la causa principal del aumento en los gastos sanitarios.

Somos lo que comemos

Mientras que algunas enfermedades degenerativas se han producido en diversas sociedades a través de la historia, las que más vemos ahora, tales como

las enfermedades cardiovasculares, la enfermedad inflamatoria intestinal, diabetes tipo II, asma y muchos tipos de cáncer, eran raras o prácticamente desconocidas hace apenas 80 años. Los casos de infarto de miocardio (ataque al corazón), por ejemplo, comenzaron a aparecer en la década de 1920 y década tras década crecieron en proporciones epidémicas.

La mayoría de las enfermedades degenerativas no son causadas por vectores de enfermedades tales como microorganismos o virus. Son principalmente debido a factores de “estilo de vida '', tanto de la persona como de varias capas de la sociedad; y, como tal, son altamente prevenibles.

Estos factores incluyen alimentación defectuosa, la falta de moderación en la dieta, el abuso de sustancias nocivas, la inactividad física, los biorritmos alterados, el deterioro ambiental, la descomposición social y la pobreza.

El determinante más importante de la salud es la comida. Al igual que una buena nutrición es vital para un sistema inmunológico saludable, la comida defectuosa está implicado en las enfermedades infecciosas.

En su libro “La rueda de la vida”, publicado por primera vez en 1938, G.T. Wrench observó:

La conclusión inevitable es que la causa principal de un gran número de enfermedades es la mala alimentación. La sospecha de que la alimentación defectuosa es la causa principal de una masa tan abrumadora de enfermedades es tal que simplemente puede considerarse la causa primaria de la enfermedad [en general] ".

Hipócrates enseñó: "Que tu alimento sea tu medicina". El corolario es que debemos aprender: "¡Que tu alimento no sea tu enfermedad!”

Recordemos

Es importante darse cuenta de que una vez hubo poblaciones enteras -no sólo individuos aquí y allá- florecientes en estado de una robusta buena salud y práctica ausencia de enfermedad. Eso no es un mito utópico, sino un hecho bien establecido. Existe evidencia convincente de que

nuestros antepasados paleolíticos, cazadores-recolectores, subsistían principalmente alimentándose de animales suplementados con el tipo de vegetales silvestres que estaban disponibles: hojas y tallos tiernos, raíces, frutas y nueces, pero prácticamente ningún grano.

Típicamente poseían un cuerpo delgado y disfrutaban de una notable libertad de trastornos degenerativos.

Los alimentos del mar parecen ser particularmente valiosos, y hay una creciente escuela que sostiene que éstos fueron fundamentales en el desarrollo especial del cerebro humano.

Desde la revolución neolítica (agricultura) hace 10.000 años, muchas comunidades agrícolas que mantenían en sus dietas un componente animal suficiente (pescado, carne, leche, queso) también lograron una excelente salud.

Los ejemplos de comunidades saludables se han extendido hasta nuestros días, aunque en números rápidamente decrecientes. Se han observado y documentado científicamente, sobre todo por Weston A. Price (Nutrición y Degeneración Física, publicado por primera vez en 1939), Sir Robert McCarrison (Estudios sobre Enfermedades por Deficiencia de 1921;. La nutrición y la salud nacional, en J. Soc Real de Artes, 1936), y Viljhalmur Stefansson (La abundancia de la tierra, 1956; Alimentos y hábitos alimentarios en Alaska y el norte de Canadá, en la nutrición humana, histórica y científica, 1958)

Estas lecciones del pasado demuestran lo que es posible para la salud humana, y que se puede lograr de nuevo.

Los alimentos consumidos por personas sanas del pasado fueron forzosamente "orgánicos", como no existían otros antes de la agricultura industrializada moderna. Eran enteros, frescos y completamente naturales.

El genio de la civilización industrial ha sido la introducción de una amplia gama de productos alimenticios altamente procesados que son todo menos enteros, frescos o naturales.

Se presta atención a los envases, la apariencia, la presentación, la palatabilidad, la uniformidad, la comodidad, la facilidad de transporte, la vida útil y -hay que decirlo –la adicción, mientras que casi en su totalidad se hace caso omiso de las cuestiones cruciales de valor nutricional.

Un gigantesco intermediario –la industria procesadora de alimentos- se sitúa actualmente entre el consumidor y el productor primario (los agricultores, ganaderos, pescadores, etc.) y se aprovecha de las abundantes ganancias del valor económico añadido.

El consumidor compra estos productos, que típicamente son fuertemente promovidos, y paga el precio predecible del valor nutritivo sustraído, es decir, las enfermedades degenerativas.

El crecimiento de la enfermedad degenerativa es una carga económica indudable sobre la sociedad en su conjunto, pero los grupos de empresarios la han aprovechado hábilmente como oportunidad para obtener ganancias. Esto dio origen a la industria farmacéutica, otra mega empresa de nuestro tiempo.

El principal efecto de la industrialización de la medicina en las enfermedades degenerativas es paliativo en vez de curativo, por lo general con muchos efectos secundarios adversos. Al igual que con los alimentos procesados, el interés de los fabricantes es abrumadoramente el ánimo de lucro.

Por último,

el sistema de "atención médica" ha llegado a descansar en la aceptación de las enfermedades degenerativas como características inevitables de la vida y el tratamiento médico de los síntomas como la respuesta normal a esta cruda realidad.

No hay, sin duda, una búsqueda constante de "curas", por ejemplo, la "guerra contra el cáncer", pero lo que mayormente se logra es producir cada vez más medicamentos que se quedan muy cortos respecto a la cada vez más alejada meta de la curación, pero que tienen éxito en la recuperación de la inversión.

Los médicos son adoctrinados y cooptados dentro de este paradigma derrotista por su formación básica, y reforzados por su educación continua a manos de las compañías farmacéuticas.

Por lo tanto, las personas que esperamos que hagan frente a la plaga de enfermedades degenerativas en sus fuentes, en lugar de actuar como bomberos que estratégicamente han decidido que no se puede hacer mucho para detener los incendios, acaban restando importancia a la prevención y concentrándose en la lucha contra los incendios.

Nuestro fracasado 'estilo de vida'

Entonces, ¿cómo hemos llegado hasta aquí? Esta es la larga lista de algunos nuestros fracasos en el 'estilo de vida':

- La ingesta excesiva de hidratos de carbono, en especial los que conducen a niveles altos de azúcar (azúcares, harina, patatas, arroz blanco, etc.).

- El consumo excesivo de energía (demasiadas calorías), agravada por la tendencia a exagerar las porciones de las comidas rápidas, bocadillos, refrescos, etc.

- El consumo de grasas y aceites parcialmente hidrogenados; el consumo de grasas y aceites sobrecalentados y rancios; la ingesta excesiva de ácidos grasos omega-6 (un componente importante de muchos aceites vegetales comunes, a excepción de linaza, aceite de oliva y algunos aceites de frutos secos).

- El consumo de alimentos muy procesados. Los principales ingredientes de muchos de ellos incluyen harina blanca y azúcares, aceites parcialmente hidrogenados o grasas, que están aún más comprometidos por la ausencia, la pérdida o el daño de los nutrientes vitales, los problemas de digestibilidad, y la incorporación de aditivos nutricionalmente cuestionables (cargas, diluyentes, espesantes, estabilizantes, conservantes, aromatizantes, colorantes, etc.). La mayoría de estos productos son ofrecidos por los puntos de venta de comida rápida más bajos en su categoría.

- La ingesta inadecuada de ácidos grasos omega-3 (principales componentes del aceite de linaza y de grasas y aceites marinas).

- Inadecuada ingesta total de grasa de alta calidad. Al contrario de lo que suele pensarse de poco para acá, esto incluye las grasas animales naturales.

- La ingesta inadecuada de proteínas de alta calidad. Una dieta de alto contenido en carbohidratos, y baja en grasa, se convierte fácilmente en una dieta baja en proteínas.

- La ingesta inadecuada de agua.

- La ingesta insuficiente de varios minerales, vitaminas y otros micronutrientes. Actualmente muchos alimentos enteros son muy deficientes comparados con los de antes, o en comparación con buenos productos orgánicos. Las dietas ricas en alimentos procesados son particularmente propensas a ser deficitarias.

- La exposición inadecuada a la luz solar, lo que lleva, entre otros efectos, a la deficiencia de vitamina D generalizada.

- Los niveles inadecuados de actividad física.

- La falta de descanso y la perturbación de los ritmos circadianos, debido a los turnos de trabajo, largas jornadas laborales, demasiado ruido, malos hábitos tales como ver televisión por la noche, etc.

- La contaminación del suelo, el agua, el aire y los alimentos con productos agroquímicos, productos químicos industriales y otras sustancias nocivas.

- Ingesta inmoderada de bebidas alcohólicas, uso de drogas recreativas, etc.

- El uso abrumadoramente excesivo de productos farmacéuticos, tanto de venta libre como recetados.

- La pobreza, sobre todo cuando se asocia con una distribución muy desigual de los ingresos, que está creciendo rápidamente en casi todas partes.

- El estrés del trabajo insatisfactorio, o del desempleo.

- La ruptura de la vida familiar y comunitaria.

Es necesario un cambio de modelo en la Medicina

Me limitaré aquí a abordar la nutrición, el mayor determinante de la salud. Es necesario un cambio de paradigma en la medicina.

Los médicos "ortodoxos" han basado su práctica durante demasiado tiempo principalmente en el conocimiento de los fármacos. Para prevenir o tratar efectivamente las enfermedades degenerativas, ellos deben conocer los alimentos y hacer de ellos su instrumento principal.

Estas enfermedades son causadas en gran medida por los alimentación incorrecta, y su cura – hasta donde es posible-, depende en gran medida de la prescripción de alimentos adecuados.

La educación de los médicos ha descuidado demasiado tiempo la nutrición. Los médicos deben, de hecho, estar completamente familiarizados con todos los factores de estilo de vida que promueven la salud o precipitan la enfermedad.

Aunque todavía es una minoría, un número creciente de médicos ya están comprometidos en la prevención y la cura mediante la modificación del estilo de vida. En la actualidad, su práctica se conoce comúnmente como "alternativa", pero es hora de que se convierta en la corriente principal.

Los principales cambios necesarios en el campo de la nutrición aplicada y objetivos nutricionales

Hoy en día hay muchas cosas muy malas en la nutrición aplicada y los objetivos nutricionales establecidos para los ciudadanos por las autoridades como Health Canada. Normas tales como las reglas de alimentos de Canadá y del USDA.

La pirámide de alimentos está muy sesgada y necesita revisión drástica.

La obsesión por los presuntos peligros de las grasas saturadas en la dieta y el colesterol es una locura probada, pero persistente y atroz.

No hay nada malo con las llamadas grasas naturales.

Tampoco hay nada malo en la carne de cordero, con toda su grasa, si los animales son criados de forma saludable y no tratados con antibióticos y hormonas.

Hay, sin embargo, grasas malas de verdad que, efectivamente, contribuyen a las enfermedades degenerativas: grasas sintéticas; grasas parcialmente hidrogenadas; grasas oxidadas y rancias; y los excesos de ácidos grasos omega-6.

Los hidratos de carbono han sido exageradamente promovidos; la cantidad saludable de azúcar es ninguna, y los productos de harina refinada no son mucho mejores.

Los alimentos procesados deben ser conocidos por lo que son: principalmente chatarra, peligrosos para la salud, y nunca un sustituto adecuado para los alimentos enteros, naturales.

Alimentos sintéticos, tales como los refrescos, son típicamente veneno lento.

Casi no puedo empezar a enumerar todas las reformas deseables en la enseñanza y la consulta nutricional. Es esencial conseguir la historia correcta según el mejor conocimiento de los hechos, y permanecer abiertos a la corrección por los nuevos hallazgos.

También es necesario obtener la historia a cabo por lo que el público esté bien informado, sin actitud servil a los intereses industriales (alimentos procesados, agroindustria).

La nutrición óptima debe ser nuestro objetivo

Una nutrición óptima es especialmente crucial para obtener buenos resultados durante la concepción, el embarazo, la lactancia y la infancia, todo el proceso en el que los nuevos seres humanos están moldeadas para mejor o peor.

Canadá debería insistir en proporcionar a los padres información de apoyo, programas, recursos y asistencia.

La buena nutrición de toda la vida es el fundamento de una vejez sana y feliz. Pero incluso cuando se ha vivido muchos años bajo la mala nutrición, los cambios apropiados en la dieta todavía pueden mejorar mucho el daño hecho y disminuir en gran medida las necesidades de tratamiento médico.

La calidad nutricional y la adecuación de los alimentos servidos en las residencias de ancianos debería ser una cuestión de preocupación pública y merecer la atención del gobierno.

La nutrición óptima no se define de forma única, la diversidad y la individualidad deben ser respetados.

Canadá cuenta con ciudadanos con ascendencia en todas las regiones del mundo: África central y sur de Asia, Mediterráneo, Norte de Europa, y la del reciente cazador-recolector a 10.000 años de experiencia de la agricultura. Así,

hay una amplia gama de tolerancias e intolerancias alimentarias que debe ser tomada en cuenta en lugar de prescribir una talla única para todos.

El caso de las primeras naciones de Canadá es especialmente notable por el daño causado por los alimentos de la civilización industrial en forma de altas tasas de diabetes tipo II, enfermedades cardiovasculares, etc. En general,

todos somos individuos con características que pueden desviarse sustancialmente de la media y merecen una atención especial.

Una de las misiones de trabajo del médico ilustrado consistirá en

descubrir esas vulnerabilidades y necesidades individuales y ayudar al paciente a hacer los ajustes debidos.

Las instituciones públicas deben dar ejemplo

Hospitales e instituciones públicas de educación, y cafeterías y restaurantes en edificios financiados por el gobierno, deberían procurar comportarse como modelos de excelencia en los alimentos que se ofrecen en sus locales.

En la actualidad,

una minoría de escuelas, colegios y universidades ofrecen a sus estudiantes comida y bebida saludable.

Muchos, sin embargo, han admitido restaurantes de comida rápida en sus instalaciones, con el consiguiente beneficio monetario para la institución, pero con gran perjuicio de los hábitos de salud y alimentación de los estudiantes y el personal.

Absolutamente escandaloso son los acuerdos con las compañías de cola.

Enormes reformas necesarias en la agricultura y la ganadería

Se necesita un retorno al funcionamiento totalmente orgánico para poner fin al envenenamiento accidental de la tierra, el agua, el aire, la gente y la mayoría de otras formas de vida.

Alta entrada de hoy la agricultura "moderna" es simplemente extrayendo la tierra, minando la productividad en el futuro en aras de la ganancia monetaria temporal. No es sostenible.

Además, la concentración de la producción animal en granjas industriales se debe interrumpir y volver a dispersar la producción sobre la tierra.

Los animales deben ser criados de forma humana y de una manera tal que sean naturalmente sanos.

Los animales de pastoreo deben ser criados en gran medida por el pastoreo; es parte de lo que le da a su carne y a su leche una alta calidad.

Deberá prestarse mucha más atención a elevar la calidad nutricional de granjas, ranchos y productos hortícolas.

El gobierno debe garantizar la calidad en el suministro de alimentos

El gobierno no debe dudar en utilizar sus poderes de regulación, inspección y estímulos para asegurar una alta calidad en el suministro de alimentos.

Programas que reconozcan y promuevan la calidad, tal como está ocurriendo con vinos y quesos canadienses de Québec, deben ampliarse a otros productos. La producción de calidad debe ser estimulada.

Las consecuencias nutricionales de cualquier transformación de los alimentos deben ser evaluados por los organismos competentes y hacer las adaptaciones necesarias para garantizar unos resultados nutricionales aceptables.

Laboratorios nacionales y provinciales deberían ser reactivados

Se les debe dar un nuevo mandato y financiación para servir eficazmente al interés público con la investigación adecuada en alimentación, pruebas de alimentos y medicamentos, etc.

Su principal preocupación debe ser proteger e informar al público, en lugar de ayudar a la industria y la promoción de negocios.

El gobierno también debe financiar una serie de sillas y/o Institutos universitarios de investigación específicamente para trabajar en cuestiones de alimentación y nutrición que son de significativa importancia nacional o local.

Conclusión

Con el fin de ofrecer salud, debemos ofrecer buena comida a través de la introducción de cambios radicales en la educación y las metas médicas, en la alimentación y la agricultura, y en las políticas del gobierno.

Es posible que todavía se necesiten

mayor número de médicos, si es que se convierten de hecho en guardianes de nuestra salud en lugar de ser administradores de la enfermedad.

El ahorro económico vendrá como resultado principalmente de las demandas enormemente reducidas de diagnósticos, de la atención hospitalaria, de otros servicios a los pacientes, y de los tratamientos médicos (medicamentos, radioterapia, etc.).

Las ventas de productos farmacéuticos pueden caer en picado, pero el sacrificio de esta actividad económica se soportará con alegría como parte del precio de una mejor salud.

Lo mismo puede decirse de los principales sectores de la industria de alimentos procesados.

Muchas personas que consideran la enfermedad degenerativa como una característica inevitable de la vida están equivocados.

Hemos visto la proliferación de estas enfermedades y que están apareciendo en edades cada vez más tempranas de la vida, por lo que

los niños pequeños están sucumbiendo a la obesidad, la diabetes tipo II e incluso a la enfermedad cardiovascular.

Sin embargo, si se hacen las reformas necesarias,

la aparición de estas enfermedades puede ser retrasada y relegada a una edad muy avanzada, y de hecho la mayoría de estas enfermedades no necesitan ser experimentadas comúnmente en absoluto.

La elección es nuestra.

AUTOR: Henry Becker. Profesor emérito de Ingeniería Química, Universidad de Queens, Kingston, Canadá. Este documento se basa en su presentación a la Comisión Romanow y un libro de próxima aparición. FUENTE: http://www.i-sis.org.uk/DGHTF.php TRADUCCIÓN: JNA.

Etiquetas: 
obesidad, diabetes, alimentación, vacunas, fármacos, grasas, industria, carbohidratos