La adicción al pan

La adicción al pan

Las proteínas distintas del gluten (un 20%) crean una adicción similar a la de la morfina.

Hoy queremos hablaros de “los amigos del gluten” presentes en la harina de trigo.

Un 20% aproximadamente son proteínas del trigo diferentes al gluten y aquí se incluyen albúminas, prolaminas y globulinas.

En total, considerando que pueden variar de una cepa a otra,

hay más de 1.000 proteínas adicionales que en el fondo, tienen el objetivo de proteger al grano de todo tipo de patógenos y generar resistencia al agua.

Existen aglutininas, peroxidasas, alfa-amilasas, serpinas y acil-CoA oxidasas, además de cinco formas de gliceraldehído-3-fosfato deshidrogenasas. Es por esa razón que

no debemos fijarnos solo en el gluten “y obsesionarnos” con él, sino que también debemos tener en cuenta el resto de proteínas presentes en el trigo.

Reacciones a la proteína del gluten

Es cuando vamos más allá de la enfermedad celíaca, donde nuestro organismo reacciona de forma específica a la proteína del gluten alfa-gliadina, que tenemos reacciones alérgicas o incluso anafilácticas a las proteínas distintas del gluten. Entonces, queda claro, que

el trigo es más que un carbohidrato complejo con gluten y salvado.

Es por lo anterior que

el trigo es único en sus efectos negativos para nuestra salud, especialmente en nuestro cerebro, generando los “panadictos”, a quienes les cuesta muchísimo dejar de consumir trigo y especialmente prescindir del pan en su dieta.

Los síntomas de la abstinencia al dejar el trigo

Entre los síntomas que se observan en ese perfil de personas, una vez dejan de consumir trigo y se generan los síntomas de abstinencia,

debemos destacar la fatiga extrema, la irritabilidad y la confusión mental.

Cuando consumimos trigo, la digestión origina compuestos similares a la morfina que se unen a los receptores opiáceos del cerebro.

Cuando el efecto es bloqueado o se dejan de consumir alimentos que producen las llamadas exorfinas, se puede generar el desagradable síndrome de abstinencia.

La gluteomorfina es una de esas exorfinas del trigo y es la principal causante del cambio en el comportamiento y del síndrome de abstinencia al eliminarlo de la dieta.

Un sinfín de beneficios para la salud del que logre superar el "síndrome de abstinencia"

Aquellas personas que logran mantenerse firmes y tolerar, durante el tiempo necesario, el síndrome de abstinencia, conseguirán un sinfín de beneficios como

disminuir el apetito y los antojos, mejorar el ánimo, más alegría, reducción del peso y especialmente de la grasa abdominal, y mayor control sobre sí mismos.

Sin duda vale la pena, al menos, intentarlo.

FUENTE: "Los amigos del gluten", 8/2/2017. Artículo publicado por Nutergia.