La verdadera causa de los infartos

La verdadera causa de los infartos

La salud de tu corazón está en tus manos, pues depende de la dieta, el ejercicio y el estrés.

La creencia ampliamente difundida entre los médicos y el público de que las grasas saturadas obstruyen las arterias y, por lo tanto, causan enfermedades coronarias es simplemente "un error",

afirman expertos en un editorial publicado en la edición digital de "British Journal of Sports Medicine".

"Es hora de cambiar de enfoque lejos de reducir las grasas de la sangre y disminuir la grasa saturada dietética, y en su lugar acentuar la importancia de comer 'alimentos auténticos', realizar una enérgica caminata diaria y reducir al mínimo el estrés para evitar enfermedades cardiacas",

subrayan.

La enfermedad coronaria está producida por una inflamación crónica de las arterias, no por las grasas y el colesterol

También subrayan estos investigadores que

la enfermedad coronaria es una patología inflamatoria crónica que responde a una dieta mediterránea rica en los compuestos antiinflamatorios encontrados en los frutos secos, el aceite de oliva virgen extra, las verduras y el pescado graso.

En apoyo de su argumento, los médicos cardiólogos Aseem Malhotra, del Lister Hospital, en Stevenage, Reino Unido; la Prof. Rita Redberg, de la University of California, San Francisco, en Estados Unidos (editora de "JAMA Internal Medicine") y Pascal Meier, de los Hôpitaux Universitaires de Genève, Suiza, y University College London Reino Unido, (editor de "BMJ Open Heart")

citan evidencias que muestran que no hay asociación entre el consumo de grasas saturadas y un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, diabetes y muerte.

Y dicen que las limitaciones de la actual "teoría de las tuberías" son grandes, según una serie de ensayos clínicos que muestran que

la inserción de un 'stent' (muelle de acero inoxidable) para ensanchar las arterias estrechas no reduce el riesgo de ataque al corazón o la muerte.

Estos expertos sugieren que la información selectiva de los datos puede explicar estos conceptos erróneos. Y afirman:

"Décadas de énfasis en la primacía de bajar el colesterol plasmático, como si esto fuera un fin en sí mismo, y dirigidas a un mercado de 'alimentos bajos en grasas' y 'probados para reducir el colesterol', y de medicamentos, han estado equivocadas", 

Dieta saludable, ejercicio regular y reducción del estrés frenarán la mortalidad por infartos y por todas las causas

Una alta proporción entre el colesterol total y la lipoproteína de alta densidad (HDL) es el mejor predictor de riesgo de enfermedad cardiovascular, en lugar de la lipoproteína de baja densidad (LDL). Y, dicen, 

esta proporción puede reducirse rápidamente con cambios en la dieta, como reemplazar los carbohidratos refinados por alimentos saludables altos en grasa (como las nueces y el aceite de oliva).

Un aspecto clave de la prevención de la enfermedad coronaria es el ejercicio: un poco de actividad física tiene grandes beneficios, dicen.

Sólo 30 minutos de actividad moderada al día tres o más veces a la semana hace maravillas para reducir los factores de riesgo biológicos para los adultos sedentarios,

señalan estos expertos.

Además, añaden que

no debe pasarse por alto el impacto del estrés crónico, porque pone la respuesta inflamatoria del cuerpo en alerta permanente.

En general, insisten,

una dieta saludable, ejercicio regular y reducción del estrés no sólo aumentarán la calidad de vida, sino que frenarán el riesgo de muerte por enfermedades cardiovasculares y por todas las causas.

"Es hora de cambiar el mensaje de salud pública en la prevención y el tratamiento de la enfermedad coronaria, y dejar de medir los lípidos séricos y de reducir la grasa saturada en la dieta" –escriben–. 

La enfermedad de las arterias coronarias es una enfermedad inflamatoria crónica y se puede reducir eficazmente caminando 22 minutos al día y comiendo comida real".

Pero, señalan:

No hay un modelo de negocio o un mercado que ayude a difundir esta intervención sencilla, pero poderosa".

FUENTE: Univadis. 5 de mayo de 2017. © 2013 Elsevier Ltd.