¿Por qué la nutrición es tan confusa?

¿Por qué la nutrición es tan confusa?

¿Por qué la nutrición es tan confusa? Porque hay muchas hipótesis, pero ninguna prueba científica.

Tras unos meses de dieta en lo que va de año, que puede haber sido una buena apuesta que muchos de nosotros hicimos entre las resoluciones del Año Nuevo, ya habremos alcanzado el punto máximo de la pérdida de peso. Si los ensayos clínicos dan alguna pista, habremos perdido mucho del peso que podemos esperar perder; pero dentro de un año o dos volveremos a ganar unos 3 kilos de nuevo.

¿Qué es lo que falla? ¿La voluntad o la dieta?

La pregunta es: ¿por qué? ¿Se trata de un fracaso de la voluntad o de la técnica? ¿Estaba nuestra intervención dietética elegida –sea la del último libro de dieta más vendido, sea simplemente un intento combinado de comer menos y hacer más ejercicio– condenado al fracaso? Teniendo en cuenta que la obesidad y sus enfermedades relacionadas, especialmente la diabetes tipo 2, cuestan ahora al sistema de salud más de mil millones de dólares por día,

no es exagerado sugerir que la salud de la nación [EEUU] depende de cuál sea la respuesta correcta.

Desde la década de 1960, la ciencia de la nutrición ha estado dominada por dos observaciones contradictorias. Una es que sabemos cómo comer sano y mantener un peso saludable. La otra es que

las tasas rápidamente crecientes de obesidad y diabetes sugieren que algo en el pensamiento convencional es simplemente incorrecto.

En 1960, menos del 13 por ciento de los estadounidenses eran obesos, y la diabetes se había diagnosticado en el 1 por ciento. Hoy en día,

el porcentaje de estadounidenses obesos casi se ha triplicado; el porcentaje de estadounidenses con diabetes ha aumentado siete veces.

Un diluvio de investigación, pero ninguna certeza

Mientras tanto, la literatura de investigación sobre la obesidad también ha aumentado. En 1960, se publicaron menos de 1.100 artículos sobre obesidad o diabetes en la literatura médica. El año pasado fueron más de 44.000. En total, se han publicado más de 600.000 artículos que pretenden transmitir alguna información significativa sobre estos asuntos.

Sería bueno pensar que este diluvio de investigación ha traído claridad a la cuestión. Los datos de tendencias demuestran lo contrario.

Si entendemos tan bien estos trastornos, ¿por qué hemos fracasado tan miserablemente en evitarlos?

La explicación convencional es que ésta es la manifestación de una realidad lamentable: la diabetes tipo 2 es causada o exacerbada por la obesidad, y la obesidad es un trastorno complejo e intratable. Cuanto más aprendemos, más necesitamos saber.

Aquí hay otra posibilidad: los 600.000 artículos, junto con varias decenas de miles de libros de dietas, son el ruido generado por un sector de investigación disfuncional.

Debido a que la comunidad de investigación en nutrición no ha logrado establecer un conocimiento confiable y sin ambigüedades acerca de los desencadenantes ambientales de la obesidad y la diabetes, ha abierto la puerta a una diversidad de opiniones sobre el tema, de hipótesis acerca de causas, curas y prevención, muchas de las cuales no pueden ser refutadas por la evidencia existente.

Todo el mundo tiene una teoría. La evidencia no existe para decir inequívocamente quién está equivocado.

En los estudios nutricionales todo suelen ser hipótesis y simples asociaciones

La situación es comprensible; es una experiencia de aprendizaje en los límites de la ciencia.

El protocolo de la ciencia es el proceso de la hipótesis y de la prueba.

Esta frase de pocas palabras, sin embargo, no le hace justicia. El filósofo Karl Popper lo hizo cuando describió "el método de la ciencia como el método de audaces conjeturas y los intentos ingeniosos y severos para refutarlas".

En nutrición, las hipótesis son especulaciones acerca de qué alimentos o patrones dietéticos ayudan o dificultan nuestra búsqueda de una vida larga y saludable.

Los intentos ingeniosos y severos para refutar las hipótesis son los ensayos experimentales: los ensayos clínicos y, específicamente, los ensayos controlados aleatorios.

Debido a que las hipótesis son en última instancia sobre lo que nos sucede durante décadas, los juicios significativos son prohibitivamente costosos y extremadamente difíciles. Significa convencer a miles de personas para cambiar lo que comen durante años o décadas. Eventualmente suficientes ataques cardíacos, cánceres y muertes tienen que suceder entre los sujetos para que se pueda establecer si la intervención dietética fue beneficiosa o perjudicial.

Los estudios clínicos "doble ciego" en nutrición son muy costosos y nunca son concluyentes

Y antes de que nada de esto pueda ser intentado, alguien tiene que pagar por ello. Puesto que ninguna compañía farmacéutica puede beneficiarse, las fuentes potenciales son limitadas, particularmente cuando insistimos en que las respuestas ya son conocidas.

Sin tales pruebas, sin embargo, sólo estamos adivinando si sabemos la verdad.

En la década de 1960, cuando los investigadores primero tomaron en serio la idea de que la grasa dietética causaba enfermedades del corazón, reconocieron que tales ensayos eran necesarios y estudiaron la viabilidad durante años. Finalmente, el liderazgo de los Institutos Nacionales de Salud concluyó que los juicios serían demasiado costosos -quizás un billón de dólares- y que de todos modos podrían obtener la respuesta equivocada. Podrían arruinar el estudio y nunca lo sabrían.

Ciertamente no podían permitirse hacer dos estudios de este tipo, aunque la replicación es un principio básico del método científico. Desde entonces, el asesoramiento para restringir la grasa o evitar la grasa saturada se ha basado en suposiciones acerca de lo que habría sucedido si se hubieran hecho tales ensayos, no en los propios estudios.

Los nutricionistas se han ajustado a esta realidad aceptando un nivel más bajo de evidencia de lo que creerán que es cierto.

Hacen experimentos con animales de laboratorio, por ejemplo, siguiéndolos durante la mayor parte de la vida del animal -un año o dos en roedores, digamos- y asumen o al menos esperan que los resultados se apliquen a los seres humanos. Y tal vez sea así, pero no podemos saberlo con seguridad sin hacer los experimentos en humanos.

Hacen experimentos en seres humanos –las especies de interés– durante días o semanas, o incluso un año o dos, y luego asumen que los resultados se aplican a décadas. Y tal vez lo hacen, pero no podemos saberlo con seguridad. Esa es una hipótesis, y debe ser probada.

Y hacen lo que se llama estudios observacionales, observando poblaciones durante décadas, documentando lo que la gente come y qué enfermedades les acosan, y luego asumen que las asociaciones que observan entre dieta y enfermedad son efectivamente causales.

Por ejemplo, si las personas que comen muchas verduras, viven más tiempo que aquellos que no lo hacen, son los vegetales los que causan el efecto de una vida más larga. Y tal vez lo hagan, pero no hay manera de saberlo sin pruebas experimentales para probar esa hipótesis.

Unas cuantos principios básicos de la ciencia que los nutricionistas aún no han aprendido

Las asociaciones que emergen de estos estudios eran conocidas como "datos generadores de hipótesis", basadas en el hecho de que una asociación nos dice solamente que dos cosas cambiaron juntas en el tiempo, no que una causó la otra. Así,

las asociaciones generan hipótesis de causalidad que luego tienen que ser probadas.

Sin embargo, esta advertencia generadora de hipótesis se ha reducido a lo largo de los años porque los investigadores que estudian la nutrición han decidido que esto es lo mejor que pueden hacer.

Una lección de la ciencia, sin embargo, es que si lo mejor que puede hacer no es lo suficientemente bueno para establecer un conocimiento confiable, primero lo reconoce –honestidad implacable sobre lo que puede y no puede ser extrapolado de los datos es otro principio básico de la ciencia– y después hace más, o hace otra cosa. Ocurre que tenemos un campo de tipo de ciencia en el que

las hipótesis son tratadas como hechos porque son demasiado difíciles o costosas de probar, y hay tantas hipótesis que aquellas que los periodistas gustan de llamar "autoridades principales" están en desacuerdo diariamente.

Es una situación inaceptable.

La obesidad y la diabetes son epidémicas y, sin embargo, el único hecho relevante sobre el cual existen datos relativamente inequívocos para apoyar un consenso es que la mayoría de nosotros seguramente comemos demasiado de algo.

(Mi voto son los azúcares y los granos [cereales] refinados, todos tenemos nuestros sesgos).

Hacer avances significativos contra la obesidad y la diabetes a nivel de población requiere que sepamos cómo tratarla e impedirla a nivel individual.

Vamos a tener que dejar de creer que conocemos la respuesta, y retarnos a proponer pruebas que hagan un mejor trabajo de probar nuestras creencias.

Antes de que yo, por ejemplo, haga otra resolución dietética, me gustaría saber que lo que creo que sé acerca de una dieta saludable realmente lo sé. ¿Es mucho preguntar?

AUTOR: Gary Taubes. Periodista de salud y ciencia, y cofundador de la Nutrition Science Initiative. FUENTE: The New York Times. 8 de febrero de 2014.