¿Por qué no debe tomar refrescos?