Vacunas y autismo

Vacunas y autismo

Hay una conexión inequívoca entre vacunas y autismo, pero la industria y los gobiernos lo niegan.

En la actualidad, en los EE. UU. y en un número creciente de otros países,

la política oficial es que cualquier estudio científico, independientemente de su metodología, su calidad, las credenciales del autor y que haya sido revisado por pares, se desestime inmediatamente como incompleto, irrelevante o no respaldado, si encuentra una conexión entre cualquier vacuna o combinación de vacunas y el trastornos del espectro autista (TEA). 

LAS NUEVAS VACUNAS TAMBIÉN CAUSAN AUTISMO Y LOS EXPERTOS DE LA INDUSTRIA Y LOS GOBIERNOS LO SABEN

Incluso cuando el propio inmunólogo de los CDC (Centers for Disease Control and Prevention), el Dr. William Thompson, denuncia y

proporciona miles de páginas de datos científicos e investigaciones que prueban una conexión entre el autismo y las vacunas,

el asunto se pone rápidamente debajo de la mesa.

En el caso del lanzamiento de documentos confidenciales por parte del Dr. Thompson a un subcomité del Congreso,

el CDC ocultó intencionadamente la evidencia de que los niños afroamericanos menores de 36 meses tenían un mayor riesgo de autismo después de recibir la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubeola.

Los documentos también demostraron que los CDC saben desde hace mucho tiempo que

los tics neurológicos, que indican alteraciones cerebrales, se asociaron tanto con las vacunas que contienen timerosal como con la vacuna contra la gripe (influenza).

También sabemos desde hace más de quince años, gracias a la presentación de la Ley de Libertad de Información, que funcionarios de los CDC, científicos del panel asesor de vacunas de los CDC, la OMS y ejecutivos farmacéuticos privados se reunieron en secreto durante dos días en el centro de retiros Simpsonwood, cerca de Atlanta para deliberar sobre los hallazgos de la investigación Verstraeten, que demuestran el papel del timerosal en el aumento del autismo.

La reunión se llevó a cabo con el propósito específico de encontrar maneras de evitar que los hallazgos llegaran al público, y manipular y dar la vuelta a los datos para refutar una conexión de autismo y vacunas. 

Más recientemente, un consultor médico privado, el Dr. Barry Rumack, fue contratado por la FDA para revisar el estado de los niveles de mercurio en niños con énfasis en las vacunas infantiles. De acuerdo con sus hallazgos,

En ningún momento desde el nacimiento hasta los 16-18 meses de edad, los niños tenían niveles de mercurio por debajo de las pautas de la EPA para la exposición permisible al mercurio ...".

De hecho, según los modelos,

los niveles de mercurio en sangre y la tasa corporal alcanzaron su punto máximo a los seis meses de edad con un nivel tan alto como 120 ng/L.

Para poner esto en perspectiva, los CDC clasifican la intoxicación por mercurio a partir de niveles de mercurio en sangre superiores a 10 ng/L". 

El Dr. Rumack señala que la FDA optó por ocultar este hallazgo al público y a los funcionarios superiores de salud. [1]

Otro caso condenable de conocimiento de la industria gubernamental sobre una conexión vacunas-autismo es un documento de GlaxoSmithKline, filtrado el 16 de diciembre de 2011, conocido por ser uno de los fabricantes de vacunas más grandes del mundo. El texto admite que 

la corporación ha sido consciente de los riesgos autistas asociados con su vacuna Infanrix, que combina la difteria, el tétanos, la tos ferina acelular, la hepatitis B, la polio inactivada y los  virus de la influenza haemophilus.

El informe detalla los

efectos adversos asociados con el autismo, incluida encefalitis, retrasos en el desarrollo, estados de conciencia alterados, retrasos en el habla y otras reacciones adversas. [2]

Si bien estos hechos pueden considerarse actividades delictivas que amenazan directamente a la salud pública, han tenido poco efecto en cambiar la política nacional sobre la seguridad de las vacunas.

Por el contrario,

la negación oficial de cualquier posible asociación entre las vacunas y el autismo se ha convertido en un dogma absoluto. Y hasta la fecha, no hay una sola publicación estándar de oro que refute con certeza una conexión entre vacuna y autismo.

Desafortunadamente,

los medios estadounidenses también han aceptado la negación federal como absoluta. Nunca escuchamos a los medios cuestionar la veracidad y la legitimidad científica de la doctrina oficial.

De hecho,

los medios van más allá incluso, abrazando los principios de las noticias falsas, para atacar a los científicos, médicos y padres que proporcionan evidencia de lo contrario.

Por lo tanto, lo que sigue se deja a

la discreción de los lectores para revisar y reflexionar sobre la prueba que se presenta para mostrar una relación inequívoca entre la vacunación y los trastornos autistas.

A diferencia de los EE. UU., El Reino Unido y Australia, la mayoría de los ministerios de salud gubernamentales en el mundo industrializado moderno no adoptan una postura nacional oficial sobre la controversia del autismo vacunal y otras lesiones graves relacionadas con la vacuna. 

Solo diecinueve países, incluido EE. UU., tienen políticas exculpatorias para la industria farmacéutica y para los programas de compensación por lesiones de vacunas.

Esto se debe en parte a que las agencias de salud estadounidenses y británicas están muy comprometidas con los intereses privados de las empresas de vacunas.

Las puertas giratorias y el conflicto de intereses entre estas agencias federales y la industria farmacéutica están bien documentados.

En los EE. UU.,

la comunidad de asesores de vacunas de los CDC procede de las entrañas mismas de las empresas farmacéuticas.

SÓLO 19 PAÍSES HAN TOMADO PARTIDO EN LA CONTROVERSIA CIENTÍFICA SOBRE VACUNAS Y AUTISMO

Este no es el caso para la mayoría de las naciones donde la integridad independiente y científica, en la regulación de la compensación por los eventos adversos de las vacunas, sigue siendo la norma.

En 2014, las autoridades francesas dictaminaron que había una relación directa entre la vacuna contra la hepatitis B y un aumento repentino de la esclerosis múltiple. [3]

En 2012, después de un largo juicio de investigación, un tribunal italiano dictaminó que la vacuna SRP causó una lesión cerebral que condujo al autismo en el caso de Valentino Bocca. [4] Esta decisión fue intencionalmente oscurecida por los medios de comunicación estadounidenses.

El gobierno japonés detuvo la vacuna SRP en 1993 debido a las crecientes tasas de autismo.

Hasta la fecha, el tribunal de compensación por lesiones de vacunas de los

Estados Unidos ha pagado aproximadamente 3.100 millones de dólares a familias de niños víctimas de vacunas.

Sin embargo, el número real de casos adjudicados es muy pequeño en comparación con la gran cantidad de reclamaciones presentadas y posteriormente denegadas.

Entre estos se encuentran casos relacionados con el autismo, como Hannah Poling, Bailey Banks, Ryan Mojabi, Emily Moller y muchos otros.

AUNQUE EL MERCURIO YA SÓLO SE ENCUENTRA EN LA VACUNA DE LA GRIPE, ESTÁ SIENDO REEMPLAZADO POR EL ALUMINIO

El timerosal, el conservante etilmercurio comúnmente encontrado en las vacunas, es quizás el ingrediente con la historia más larga de controversia.

La compañía farmacéutica Eli Lily probó el timerosal en 1930, dándole un limpio historial de seguridad, a pesar de que sus propios ensayos habían demostrado que causaba un daño neurológico grave e incluso la muerte tanto en animales como en humanos.

Durante esa década, un fabricante de vacunas competidor, Pittman-Moore, también había realizado estudios toxicológicos con los perros y concluyó el conservante era “insatisfactoria como un suero destinado a circular por los perros.”

Durante la Segunda Guerra Mundial, se exigió que las vacunas con timerosal fueran etiquetadas como “veneno”,

y más tarde en 1972,

la misma Eli Lily descubrió que el timerosal en dosis cien veces más débiles que en una vacuna típica en ese momento, era “tóxico para las células del tejido.”

Sin embargo, el fabricante de medicamentos continuó promoviendo la ilusión de que el timerosal era seguro y muy adecuado como conservante de vacunas.

Los funcionarios de salud del gobierno y los fabricantes de vacunas hasta la fecha conocen

la larga historia de investigaciones que confirman que el timerosal es un veneno tóxico que no es apto para el suministro humano. 

Un ex desarrollador de vacunas líder para Merck había advertido una vez a su empresa de los peligros de administrar vacunas con mercurio a recién nacidos y bebés, y declaró que

la industria sabe muy bien que existen "alternativas no tóxicas" que son igualmente efectivas y podrían usarse para reemplazar el timerosal.

La literatura científica que se usa como base para desacreditar los riesgos del timerosal, contiene fallos serios en el diseño de los ensayos y en su calidad científica.

Cuando el padre de la moderna ideología a favor de la vacuna, el Dr. Paul Offit, se lanza al ataque para condenar a cualquiera que sugiera una asociación entre autismo y timerosal, es difícil para una persona racional y objetiva tomarle en serio.

Ninguno de los más de veinte estudios primarios principales citados más comúnmente para desprestigiar los riesgos del timerosal es un estudio biológico.

En cambio, cada uno es un informe ecológico o de cohorte.

La mayoría de estos estudios han sido revisados y descartados de forma independiente por incurrir en prejuicios, fallos graves de diseño y negligencia científica.

El principal autor de la siempre popular encuesta danesa, sobre el autismo y el timerosal, está bajo investigación criminal por malversar vastos fondos del CDC para financiar el estudio.

Una revisión de los métodos de recolección del estudio danés revela de inmediato que era una farsa completa.

Dado que estos estudios son solo análisis estadísticos que usan una variedad de parámetros para comparar poblaciones o subgrupos seleccionados dentro de una población,

son altamente susceptibles a defectos intencionados de diseño y manipulación de datos para alcanzar un resultado deseado.

Por esta razón,

los estudios ecológicos y de cohortes son políticamente deseables para la industria de las vacunas y el CDC. Los datos se pueden manipular de muchas maneras para llegar a una conclusión elegida.

Sin embargo,

en el mundo real de la ciencia dura, tales estudios de observación no biológicos carecen del rigor metodológico para establecer suposiciones científicas confiables.

De hecho,

la única conclusión que podemos extraer del arsenal de estudios citados incesantemente por los negadores de la neurotoxicidad del timerosal es que se exige una investigación más exhaustiva y rigurosa.

Esto no quiere decir que todos los estudios ecológicos y de cohortes carezcan de valor. También hay muchos estudios de cohortes importantes que muestran una relación vacuna-autismo. Algunos de estos también sufren de un diseño pobre.

Sin embargo, los estudios de población no son concluyentes y nunca deben usarse como prueba sustancial ni como palabra final para postular ni negar la actividad biomolecular y los efectos adversos de cualquier sustancia química o sustancia tóxica.

Sólo la investigación biológica doble ciego controlada con placebo puede determinar una probable certeza médica.

SÓLO HAY DOS MÉTODOS VÁLIDOS PARA ESTUDIAR LOS EFECTOS TÓXICOS DEL MERCURIO Y EL ALUMINIO SOBRE LAS CÉLULAS

En el caso del timerosal y otros ingredientes de la vacuna, esto requiere una detección y medición precisa de la actividad tóxica y sus consecuencias a nivel celular. Esto se logrará al observar los efectos neurotóxicos en cualquiera de los dos métodos.

Do You Believe in Offit?

Uno es mediante estudios in vivo, que observan a todo el organismo vivo. Por ejemplo, estudios in vivo realizados en la Universidad de Pittsburgh dicen que cuando los bebés de mono macaco fueron inyectados con vacunas que contienen timerosal equivalentes a la vacuna de un niño humano, exhibieron trastornos neurotóxicos característicos del autismo.

Por primera vez, un modelo animal examinó las consecuencias conductuales y neuromorfométricas del programa de vacunación infantil de los CDC y los primates que imitan las anomalías autistas.

El estudio de Pittsburgh fue atacado salvajemente por la comunidad provacunación. En consecuencia, nunca pasó la revisión por pares para su publicación en una revista médica líder.

Se hizo todo tipo de intentos para desacreditar los hallazgos alegando errores en la investigación. Sin embargo, incluso si hay fallos en el diseño o la ejecución del estudio, un ensayo biológico debería haber alertado a las autoridades federales de salud en el sentido de que una mayor investigación y financiación sería esencial para duplicar convincentemente los resultados de Pittsburgh o negarlos.

En su lugar, el estudio ha sido descalificado por completo y el CDC no ha realizado esfuerzos ni a través de subvenciones de NIH para lanzar un estudio de primates biológicos más exhaustivo y poder dar mayor claridad al debate sobre la vacuna contra el autismo.

El segundo método son los estudios in vitro que investigan la toxicidad de una sustancia para células o tejidos en un entorno artificial, como un medio de cultivo, que se sabe que está relacionado con una enfermedad grave o neurológica.

Un estudio in vitro de importancia crítica observó la asociación directa del timerosal con el deterioro de las mitocondrias en las células del cerebro humano.

En una edición de 2012 de la revista Journal of Toxicology, los neurocientíficos del prestigioso Methodist Hospital Medical Center en Houston publicaron su investigación sobre los efectos toxicológicos del timerosal sobre las mitocondrias en células de astrocitos humanos. Los astrocitos son las células más abundantes que se encuentran en el cerebro humano y son fundamentales para mantener una función de barrera sanguínea cerebral normal y saludable.

Los investigadores observaron que la vacuna etilmercurio, que es más lipófila (capaz de cruzar la barrera hematoencefálica) que el metilmercurio, es absorbida fácilmente por las mitocondrias del astrocito, lo que altera las funciones respiratorias de la célula y finalmente conduce a la muerte celular. Los investigadores observaron que

los astrocitos, cuando se exponen al timerosal, exhiben signos extremos de oxidación y "ADN mitocondrial altamente dañado". [5]

Este estudio parece proporcionar evidencia biológica para respaldar las afirmaciones de que el timerosal está muy probablemente asociado con algunas incidencias de autismo.

La vacuna contra la gripe, que sigue usando un alto nivel de mercurio, y la vacuna triple vírica (SRP: sarampión, rubeola y paratoditis) son las dos vacunas que más se citan asociadas con el autismo.

OTRAS VACUNAS TAMBIÉN ESTÁN EN ENTREDICHO

Sin embargo, los estudios apuntan a otras vacunas también. Los médicos del Centro Médico de la Universidad Stony Brook determinaron que

los bebés varones vacunados con la vacuna contra la Hepatitis B antes de 1999 tienen un autismo tres veces mayor.

El riesgo fue mayor entre los niños no blancos. Durante los primeros cuatro años del estudio, entre 1997 y 2000, el timerosal se mantuvo como conservante en la vacuna contra la hepatitis. [6] 

Aunque se está prestando mucha atención a la presencia de timerosal en las vacunas, la mayoría de las vacunas ya no contienen el conservante de mercurio.

En 2001,

a excepción de la vacuna contra la gripe, el mercurio se eliminó por completo o solo se encontró en pequeñas cantidades para todas las demás vacunas administradas a niños menores de 6 meses.

Por lo tanto, uno esperaría que las tasas de autismo disminuyeran notablemente; sin embargo, lo opuesto ha sido el caso.

Desde 2001, el autismo sigue aumentando constantemente cada año. El CDC argumenta que esto prueba que el timerosal no es el culpable. Ignora un estudio australiano de 2012 publicado en la revista Toxicological and Environmental Chemistry en el sentido de que

hay una transferencia materna directa de etilmercurio de las madres embarazadas al embrión/feto. [7]

Sigue siendo la política de salud federal estadounidense para las mujeres embarazadas recibir

la vacuna contra la gripe que contiene 25 mg de mercurio.

Pero la asociación de las vacunas con las afecciones neurodegenerativas nunca fue exclusivamente sobre el timerosal.

LOS PELIGROS DEL ALUMINIO COMO COADYUVANTE DE LAS VACUNAS

Otro ingrediente culpable ahora convencionalmente usado en la mayoría de las vacunas infantiles, y también asociado con efectos neurológicos adversos es el aluminio adyuvante.

Desde el año 2000, a medida que se eliminaba el timerosal, aumentó la carga de adyuvantes de aluminio. [8]

Similar al timerosal,

el aluminio es un metal pesado que contribuye al estrés oxidativo y conduce a neuroinflamación y microgliosis,

una reacción adversa intensa de la microglia del sistema nervioso central que conduce a una característica de resultados patógenos en algunas afecciones de Trastornos del Espectro Autista (TEA). [9]

La Biblioteca Nacional de Medicina enumera

más de 2.000 referencias sobre la toxicidad del aluminio para la bioquímica humana.

Los peligros del aluminio, a menudo encontrados como hidróxido de aluminio o aluminio en vacunas y preparaciones alimenticias, se conocen desde 1912, cuando

el primer director de la FDA, el Dr. Harvey Wiley, renunció disgustado por su uso comercial en el enlatado de alimentos; también fue uno de los primeros funcionarios del gobierno en advertir sobre los riesgos de cáncer de tabaco en 1927. [10]

Un argumento común contra los opositores a la vacuna que culpan al aluminio de una variedad de condiciones de salud, incluido el autismo, es que el metal es el tercer elemento más frecuente en la tierra. Lo que no reconocen es que nuestro sistema intestinal gástrico es bastante impermeable a la absorción de aluminio.

Aproximadamente el 2% del aluminio consumido por vía oral del medio ambiente se absorbe realmente y gran parte de este se expulsa del cuerpo por otros medios.

Sin embargo, los compuestos de aluminio inyectables e intravenosos que ingresan directamente en el torrente sanguíneo son una cuestión completamente diferente.

Y esta es la razón por la cual

el uso de adyuvantes de aluminio en las vacunas conlleva un alto riesgo neurodegenerativo y de autismo.

La neurotoxicidad del aluminio en neonatos prematuros después de la alimentación intravenosa, que luego contenía alumbre, se observó en 1997 y se informó en el New England Journal of Medicine. [11]

Treinta y nueve por ciento de los bebés que recibieron soluciones que contienen aluminio desarrollaron problemas de aprendizaje al ingresar a las escuelas

en comparación con aquellos que recibieron soluciones sin aluminio.

Christopher Shaw y Lucjia Tomljenovic, del grupo Neural Dynamics de la Universidad de British Columbia, han llevado a cabo la investigación más exhaustiva hasta la fecha para determinar los efectos neurotoxicológicos del aluminio de la vacuna y su correlación con el aumento de los trastornos del espectro autista.

Ya existe una fuerte correlación entre los niños en los países con las tasas de autismo más altas y la cantidad de exposición al aluminio de la vacuna.

La cantidad máxima de aluminio permitida en una sola dosis de vacuna es de 850 mg. Sin embargo, la FDA estableció esta medida en función de la cantidad necesaria para desencadenar la antigenicidad de la vacuna en lugar de preocupaciones tóxicas sobre la seguridad.

En un estudio anterior publicado en la revista Neuromolecular Medicine, el Dr. Shaw y su equipo demostraron que

la extrema toxicidad del adyuvante de aluminio contribuyó a la muerte de las neuronas motoras asociada con la enfermedad de la Guerra del Golfo. [12]

Otro estudio reciente de 2012 llevado a cabo en el MIT y publicado en la revista Entropy que requiere una investigación más profunda seria potencialmente una combinación del aluminio (adyuvante) y el paracetamol (antitérmico), y la aparición del autismo. Esto se notó especialmente en niños que recibieron las vacunas SPR y Hepatitis B. Ambas vacunas tienen una alta incidencia de fiebre alta aguda después de la administración.

Es una práctica común que los padres administren Paracetamol a los niños para contrarrestar la fiebre inducida por la vacuna. Aunque este estudio no fue biológico, más bien fue una revisión y análisis de datos de lesiones de vacunas de la base de datos VAERS de los CDC. Al permanecer inconcluso, el estudio identifica una importante observación que puede explicar por qué las tasas de autismo no muestran signos de declive. [13]

Algunas de las investigaciones para descubrir los niveles tóxicos de las vacunas con adyuvante de aluminio y sus efectos adversos han encontrado lo siguiente:

El aluminio inflige una fuerte neurotoxicidad en las neuronas primarias. [14]

Las vacunas con aluminio incrementan los niveles de aluminio en el tejido cerebral de los roedores y conducen a la neurotoxicidad. [15]

Hidróxido de aluminio, la forma más común de adyuvante utilizado en los depósitos de vacunas, principalmente en el riñón, el hígado y el cerebro. [16]

La exposición a largo plazo al hidróxido de aluminio derivado de la vacuna (que hoy es un ingrediente en casi todas las vacunas) produce lesiones de miofastitis macrofágica. [17]

Los opositores a las vacunas durante mucho tiempo se han centrado en ingredientes no virales en las vacunas.

Esto ha llevado a una facción considerable dentro de esta comunidad que afirma ser pro-vacuna pero exige vacunas más seguras.

De acuerdo con este argumento, la simple eliminación de los ingredientes tóxicos como el timerosal, el aluminio, el polisorbato 80, el formaldehído y otros hará que la vacunación sea segura.

MÁS RIESGOS AÑADIDOS: CONTAMINACIÓN DE LAS VACUNAS, LOS VIRUS MISMOS Y REACCIONES ANORMALES

Sin embargo, esto niega otros riesgos de la vacuna.

La contaminación significativa de las fórmulas de la vacuna durante el proceso de fabricación es una amenaza seria que la industria de la vacuna no tiene una solución para prevenir.

Hoy en día,

el hecho de que una vacuna probablemente esté contaminada con ADN extraño y fragmentos genéticos es una realidad.

Los riesgos biomoleculares y neuronales de la contaminación genética siguen siendo tierra de nadie y los funcionarios federales apenas han empezado a abordar este problema.

Además, desde el año 2000,

los avances en virología han identificado riesgos serios procedentes de los virus y los componentes virales de las vacunas mismas.

Otros factores que aumentan el riesgo de vacunarse incluyen reacciones inmunológicas anormales en respuesta a la vacunación.

En 2002, investigadores de la Universidad Estatal de Utah llevaron a cabo un estudio serológico de anticuerpos elevados contra el sarampión y autoanticuerpos de proteína básica de mielina (MBP) de 125 niños autistas y 92 niños en un grupo de control normal. Se ha identificado que MBP desempeña un papel importante en la aparición del autismo.

El noventa por ciento de los niños autistas con anticuerpos SPR también fueron positivos para autoanticuerpos de MBP.

Los investigadores concluyeron que

una respuesta inadecuada de anticuerpos a la vacuna SPR, específicamente el componente de sarampión de la misma, podría estar relacionada con la patogénesis del autismo. [18]

Es bien sabido que, además de los metales como el mercurio y el aluminio, las infecciones virales también causan estrés oxidativo que disminuye la capacidad de metilación común en el autismo. [19]

Aunque no es un estudio longitudinal extendido y con un número limitado de participantes, el Dr. J Bradstreet y colaboradores

detectaron ARN genómico del virus de la vacuna del sarampión en el fluido cerebroespinal de niños con autismo regresivo o encefalopatía autista (EA).

Además,

cada niño tenía síntomas gastrointestinales concomitantes previamente observados por el Dr. Andrew Wakefield en el Royal Hospital London en la década de 1990. [20]

Según la Organización Mundial de la Salud, los EE. UU. se sitúan en el puesto 39 en lo concerniente a la salud general de su población. En gran parte, esta clasificación

se atribuye a los niños estadounidenses con problemas de salud, con trastornos autistas y del desarrollo neurológico que pronto llegarán a 1 por cada 50.

EL PÚBLICO DEBERÍA EXIGIR UN DEBATE HONESTO ENTRE QUIENES DEFIENDEN LA VACUNACIÓN OBLIGATORIA Y LOS QUE LA RECHAZAN

Ahora más que nunca es imperativo tener este diálogo ya que los intereses privados se infiltran en los pasillos de los legisladores estatales para presionar a favor de imposiciones a nivel estatal.

Es altamente predecible que

las tasas de autismo aumentarán a medida que más vacunas lleguen al mercado

y los Estados exijan el calendario de vacunación de los CDC.

El público necesita ser educado sobre ciencia para que finalmente pueda decidir por sí mismo.

En una democracia auténtica,

un paciente informado debe tener libertad de elección al tomar sus propias decisiones de salud.

Hoy en día,

no hay un debate honesto, no hay consentimiento informado, no hay ciencia auténtica, no hay transparencia en la investigación de las vacunas, y no hay estadísticas fiables.

En cambio, tenemos agencias federales de salud, como el CDC, en su propio sitio web, que hacen afirmaciones falsas y abogan por noticias falsas.

Finalmente, aún es peor que los poderes de los gobiernos federal y estatales se estén utilizando para imponer la aplicación de la vacunación de manera totalitaria a sus ciudadanos.

Esto no es democracia, esto es tiranía médica.

AUTORES: Richard Gale y Gary Null. Gale es productor ejecutivo de Progressive Radio Network y ex analista de investigación en las industrias de biotecnología y genómica. Null es presentador del programa de mayor duración del país sobre Nutrición y Salud Natural en la radio pública; y  director de documentales, ganador de múltiples premios, incluidos: "Autismo: fabricado en los Estados Unidos" y "Guerra contra la salud: Culto de tiranía y epidemia silenciosa de la FDA: la historia no contada de la vacunación".

FUENTE: GreenMedInfo, 16 de marzo de 2017. TRADUCCIÓN: jna.

NOTAS: [1] http://cdc.news/2017-02-02-americas-taxpayer-funded-bureaucracies-lie-ab... [2] https://docs.google.com/file/d/0B-jYsdHZuRhCVXZUbFFlUzdfNGM/edit?pli=1 [3] https://healthimpactnews.com/2014/new-study-hepatitis-b-vaccination-in-f... [4] https://www.undergroundhealth.com/courts-quietly-confirm-mmr-vaccine-cau... [5] Sharpe MA, Livingston AD, Baskin DS. Thimerosal-derived ethylmercury is a mitochondrial toxin in human astrocytes: possible role of Fenton chemistry in the oxidation and breakage of mtDNA. Jounral of Toxicology vol. 2012, (2012) [6] J Toxicol Environ Health A. 2010;73(24):1665-77. doi: 10.1080/15287394.2010.519317. [7] Gallagher CM, Goodman MS. Hepatitis B vaccination of male neonates and autism diagnosis, NHIS 1997-2002. Toxicological and Environmental Chemistry. Volume 94, Issue 8, 2012 [8] Brown IA, Austin DW. Maternal transfer of mercury to the developing embryo/fetus: is there a safe level? [9] Seneff S, Davidson RM, Liu JJ. Empirical Data Confirm Autism Symptoms Related to Aluminum and Acetaminophen Exposure. September 24, 2012 [10] http://www.fda.gov/aboutfda/whatwedo/history/centennialoffda/harveyw.wil... [11] Bishop NJ, Morley R, Day JP, Lucas A. Aluminum neurotoxicity in preterm infants receiving intravenous-feeding solutions. New England Journal Medicine. May 29, 1997 336(22):1557-61 [12] Shaw C. Aluminum adjuvant linked to gulf war illness induces motor neuron death in mice. Neuromolecular Medicine, 2007 [13] Seneff S, Davidson RM, Liu JJ. Empirical Data Confirm Autism Symptoms Related to Aluminum and Acetaminophen Exposure. September 24, 2012 [14] Kawahara M et al. Effects of aluminum on the neurotoxicity of primary cultured neurons and on the aggregation of betamyloid protein. Brain Res. Bull. 2001, 55, 211-217 [15] Redhead K et al. Aluminum adjuvanted vaccines transiently increase aluminum levels in murine brain tissue. Pharacol. Toxico. 1992, 70, 278-280 [16] Sahin G et al. Determination of aluminum levels in the kidney, liver and brain of mice treated with aluminum hydroxide. Biol. Trace. Elem Res. 1994. 1194 Apr-May;41 (1-2): 129-35 [17] Gherardi M et al. Macrophagaic myofastitis lesions assess long-term. Brain. 2001. Vol. 124, No. 9, 1821-1831 [18] Singh VK, Lin SX, Newell E, Nelson C. Abnormal measles-mumps-rubella antibodies and CNS autoimmunity in children with autrism. J. Biomed Science. 2002 Jul-Aug;9(4):359-64.[19]James J, Culter P, Melnyk S, Jernigan S, Janak L, Gaylor DW. Metabolic biomarkers of increased oxidative stress and impaired methylation capacity in children with autism. Am J Clin Nutr December 2004 vol. 80 no. 6 1611-1617 [20] http://www.jpands.org/vol9no2/bradstreet.pdf

Etiquetas: 
vacunas, niños, autismo, industria